Publicidad:
La Coctelera

Sólo un paso

Dice la sabiduría popular que del amor al odio hay sólo un paso. Por mucho que me he resistido a creerlo, no fue sino hasta que lo experimenté que quedé convencido de que el vox populi suele saber lo que dice. "Sólo un paso", reza la frase, y parecería absurdo intentar defender la idea. ¿Cómo va a ser que se pueda viajar tan inmediatamente de un sentimiento tan positivo y puro como el amor hacia otro tan terrible y cargado de rencores que no se apagan? ¿Será que, si el amor que sentías se convirtió en odio de forma tan fácil, en realidad no se trataba de amor, en primer lugar? ¿O que te estás engañando al creer que sientes odio cuando la verdad es que sólo estás intentando encubrir algún dolor y la patética permanencia de tu amor?

No soy yo quien intente explicar qué es el amor o a qué nos referimos exactamente al hablar del odio. De seguro hay un montón de textos al respecto, y me imagino que la psicología nos lo puede decir de forma mucho más lapidaria. Sin embargo, me atrevo a opinar algunas cosas que podrían ponernos en la pista del entendimiento.

¿Cómo puede ser que haya sólo un paso?

Si entre dos cosas sólo hay un paso de diferencia, de seguro se debe a que son muy cercanas. Esta hipótesis puede parecer hasta trivial, puede que sea una clave para entender el fenómeno: el amor y el odio son muy similares. Cuando amas, se supone, no piensas en ti y te entregas por completo a la otra persona. En cambio, cuando odias no piensas en nadie más que en ti mismo y el momento en lavar tu afrenta o desquitar tu coraje. Entonces, y suponiendo que de verdad el amor y el odio son muy similares, ¿no será que el amor también es un acto egoísta en su raíz? Porque amar no es altruista: no amas a quien lo necesita, sino amas porque tú lo necesitas, y eliges a quién amar dependiendo de tu gusto, tu apetito, tu carencia. Amar es algo que, al contrario de lo que dice la canción, cualquiera puede hacer siempre y cuando decida ignorar o eliminar el miedo y entregarse, abandonarse.

Pero, ¿a quién te abandonas? ¿a la otra persona? ¿o al futuro, al giro que puedan tomar las cosas? Sí, por supuesto que te abandonas a la otra persona y a lo que dicte su voluntad -hasta cierto límite, de preferencia-. De modo que, de alguna extraña manera, al amar te desprendes de ti mismo y te pones en las manos de alguien más, y sin embargo lo haces porque lo necesitas y quieres creerlo. Probablemente el odio al que se refiere el dicho, es decir, el odio que ocurre como conclusión del amor, también es un acto en el que nos abandonamos al ser odiado y seguimos sus pasos en la mente no sólo porque necesitamos satisfacer nuestra sed de revancha o calmar el rencor, sino por hacer algún tipo de homenaje al ser odiado y vencer a eso que nos sacude: ¿miedo? ¿dependencia? ¿resignación? 

La burbuja rosa

Cuando amas de esa forma ciega y total, creas una capa protectora encima de tu ser amado, una burbuja de un rosa traslúcido que convierte cualquier actitud, reacción o comentario en un lindo momento. Por eso, cuando estás ahí, no notas si tu persona amada tiene pésimo gusto musical, o si ese interés que demuestra en tu trabajo es real, o si está llena de prejuicios, complejos o supersticiones absurdas. Cualquier comentario negativo acerca de este ser amado se desintegra al entrar en contacto con la burbuja mágica y esto les permite habitarla durante el tiempo que sus voluntades puedan mantenerla viva.

Cuando, sin embargo, pasas al odio ciego, al límite del rencor almacenado, no es que la burbuja haya explotado. Muy por el contrario, sigue existiendo, pero ahora es completamente negra, y aún las cosas buenas que logran pasar por el campo de fuerza se convierten en negativas. Ahora es cuando empiezas a odiar los programas que ella miraba en la tele, los paisajes que le parecían hermosos y hasta los autos que son del mismo modelo que el suyo.

¿Qué habrá ocurrido? ¿Se desintegró una burbuja y se creó la otra? ¿O será más bien que el amor arrebatado es un ente que, cuando sufre una decepción o un daño suficientemente grande, se envenena como si fuera un garrafón de agua pura al que se le inyectara petróleo? ¿Será entonces que al amor no se le mata sino se le pervierte?

El estado alterado

Amar es un estado alterado de la conciencia. El odio también. El primero se compone casi completamente de sentimientos bellos y puros; el segundo de pensamientos negros y agresivos. Pero, si el amor y el odio son tan parecidos, ¿será posible que haya algún grado de belleza en estos sentimientos negativos? Se me ocurre que quien odia está, de alguna manera, enamorado de odiar y se aferra a ello como en su momento se aferró a su amor. Lo único que le produce una sensación similar a aquél amor es seguir guardando esa colección de pequeños trozos de ira para juntarlos y encontrarle significado a lo que antes era inmaculado y perfecto.

Quizás esta es la explicación por la cual, muy a menudo, quien amaba y se siente traicionado decide no dejarlo por la paz y decir "OK, yo perdí", o "Bueno, todos perdimos" o incluso un "El mundo fue quien perdió cuando murió este amor", sino que sigue insistiendo, puesto que ya es adicto al rush de sentir algo profundo por alguien y encontrar a través de ello un objetivo y una razón.

Final ligero

Me leo y me doy cuenta de que estoy incurriendo en falta: o simplifico de más o caricaturizo ambos sentimientos. Yo me he encontrado en situaciones similares, y he sido quien amó con pasión desenfrenada para luego, de un plumazo, pasar al odio exacerbado. También he amado con moderación para luego ver el sentimiento diluírse y morir en el olvido, e incluso he recorrido el camino amor-odio-amor-desesperación-indiferencia-amor-etc. He sido víctima y victimario, criminal y sacrificado, alumno y maestro. Me he declarado en guerra después de amar tan sólo una semana, y me he esfumado cobardemente después de derramar mi amor en cartas de varias páginas.

Sin embargo, creo que las conclusiones e ideas que han sido exageradas aquí sí tienen un equivalente en la vida real y ocurren en los casos más gloriosos y en los más mundanos. Creo que quien decide odiar a quien amó lo hace porque quiere continuar la relación, porque no se resigna a perder aquéllo que le hizo tan feliz. Si, además, decide buscar una venganza, quizás no es porque el alma se le haya envenenado sino porque necesita sentir que la otra persona sufre un daño equiparable al suyo. Pero de este tema escribiré en otro post...

Por lo pronto, ¿qué opinas?

Meme: conversaciones distribuídas

Estaba yo buscando un tema facilón para escribir un post y alejarme un poco de los rollos de la chamba, cuando me topé con este post del siempre admirado Isopixel. Claro, él no me invitó pero, como decía la mamá de una amiga cuando le preguntaban si alguien la había invitado a la fiesta, "a mí no me dijeron que no viniera".

  1. ¿Cuánto tiempo llevas como blogger?
    Empecé por ahí de 2003, abriendo una cuenta en Blogger cuando todavía no lo compraba Google. Escribí un par de cosas pero me decepcionó que nadie llegaba a él y por supuesto era demasiado tímido como para enviarle la dirección a mis amigos. Un año después abrí una cuenta en LiveJournal, y la utilicé durante un tiempo pero me desesperó que no se pudieran poner colorcitos o diseño a las páginas, o al menos nunca le encontré.
    Finalmente en 2005 abrí una cuenta en LaCoctelera, porque -¡qué vergüenza!- leí en otro blog que Fernanda Familiar había abierto un blog ahí, y en una hora ya tenía 20 comentarios, así que hice una prueba rápida, creé mi cuenta y copié un post que tenía en LiveJournal, el de Mis Poquianchis. En efecto, recibí un par de comentarios rápidamente y descubrí que eso era para mí tener un blog: recibir retroalimentación. Así que me quedé...

  2. ¿Cómo te diste cuenta de la existencia de los blogs?
    La primera vez que oí hablar de un blog fue siguiéndole la pista a Miguel de Icaza, que en su página personal, además de hablar de sus nuevas genialidades en Linux, escribía toda clase de detalles nimios acerca de su vida: con quién había comido, a quién extrañaba, qué le había dicho su amigo Federico, por qué se había peleado con su novia... me pareció extraño al principio pero después supe que eso se llamaba "weblog" y me pareció interesante...
    Durante mucho tiempo estuve pensando en yo también abrir un blog pero en esas épocas no había nada gratuito, existía una cosa que se llamaba Radio Userland de Dave Winer, santo patrono del blog, sin embargo costaba y yo ni a tarjeta de crédito llegaba (todavía no tengo). Cuando salió Blogger rápidamente creé mi cuenta, y más rápidamente me di cuenta (¿notaron? "mi cuenta", "me di cuenta". Juegos de palabras de 3 pesos) de que no tenía tema para hablar, así que intenté escribir de computación en inglés... ugh.

  3. ¿Qué es lo que más te gusta de tu blog?
    Bueno, más fácil: me disgusta no haberlo actualizado en siglos, me disgusta que en LaCoctelera no usen un editor WYSYWYG como en otras 3,123,522 páginas, y tampoco me gusta que los anuncios sean más grandes cada vez que regreso.
    ¡Ah, que qué me gusta! Me gusta regresar a él de vez en cuando y descubrir cosas interesantes, me encanta explayarme, me gusta tener visitas...

  4. Recomienda cinco blogs que visites regularmente
    Ya nunca visito directamente ningún blog, pero leo todo el tiempo vía RSS muchos, muchos blogs: BoingBoing, Seth Godin, Scott Adams (creador de Dilbert), el de Howard Lewis-Ship, Neopoleon (genial), los blogs de Cracked, incluso a Charley Rosen, expertazo en la NBA.
    En español siempre que hay actualizaciones leo Microsiervos, Isopixel, Golfo, B3co, y un descubrimiento: Plaqueta y ya, que me tiene deslumbrado por la frescura e ingenio con que escribe...

  5. ¿Eres lector anónimo de algún blog?
    Mmhh... anónimo en el sentido de "leerlo aunque sea prohibido", no. Casi no comento en los blogs que leo porque la mayoría ni siquiera tienen activados los comentarios. Digamos que soy un lector silencioso...

  6. ¿Algún blog que te despierte especial simpatía?
    Sí, definitivamente el de Plaqueta; si fuera yo joven y audaz, me estaría volviendo loco por conocerla. Todo el tiempo me pregunto si será tan simpática en persona como es por escrito; por lo pronto me parece que es algo así como la Seinfeld del blog mexicano. ¿O será la Tina Fey?

  7. ¿Con qué 5 bloggers te irías de fiesta?
    Uy, pues con varios de LaCoctelera, supongo: JAM, Lucas, por ejemplo. Muchos otros me parecen inteligentes e interesantes: Golfo es un mago de la música, los Microsiervos son unos geeks geniales,..
    Curioso notar que casi ninguno de los que mencioné están cerca de México...

  8. Recomienda una herramienta de internet
    Jaja, qué graciosa pregunta. Mmhhh... veamos... no se vale que sea algo demasiado geek, ¿verdad? Bueno, Bloglines. Nunca me cansaré de recomendar a todo mundo que utilice RSS y que lea blogs desde ahí: es la única forma de mantenerse enterado cuando se leen más de 5 páginas.La versión beta es muy buena, aunque mucho me temo que Google Reader le está ganando gacho...

  9. Recomienda un video de especial interés
    Probablemente este:

  10. Elige entre 3 y 5 Bloggers para que contesten estas preguntas en sus blogs
    ¡Ay de mí! Creo que nadie... ya echtoy medio dechencanchado, m'hijito... a ver si para el próximo meme aumento mis conectech...

Kindle: ¿invento genial, herramienta diabólica, o ambas?

La semana pasada me enteré de la existencia del Kindle (página oficial aquí). Vi los videos, leí la información, me asombré. Encontré cuatro, cinco cosas que me parecieron ideas verdaderamente geniales.
Ese mismo día, me encontré con este post de Cory Doctorow (uno de los BoingBoing) en el que echaba pestes de ese mismo artilugio que a mí me había parecido sensacional. Sus razones me sonaron sensatas, sin embargo decidí esperar a que germinaran en mi cabeza. He aquí las conclusiones que he sacado.

El Kindle es un "libro electrónico". Ya hay en el mercado otros intentos de sustitutos de libros, y no han tenido ningún éxito, según sé. El Kindle intenta vencer esta barrera principalmente con una característica: tinta digital. La pantalla puede leerse a plena luz del día (cosa imposible aún con la más nueva laptop), y bajo cualquier ángulo. Jeff Bezos insiste en que la intención es que el Kindle desaparezca del proceso de lectura, y para ello diseñaron un sistema de navegación ("pasar las páginas") sencillo e intuitivo. La intención es que el Kindle se vuelva el iPod de los libros, y como tal, el diseño está cuidadosamente pensado para no escamar a quienes tienen aversión a la tecnología, mientras no insulta a los acostumbrados a gadgets relucientes e imposiblemente livianos.

¿Cómo se introducen los libros a un Kindle? Por dos vías: un puerto USB incluido, o por internet. Esta es una de las bellezas del aparato: el Kindle puede conectarse a internet vía celular, de modo que no hay que sufrir buscando un spot WiFi ni maldecir a quien inventó todas las siglas relacionadas: WEP, WPA, 802.11g, etc. El Kindle se conecta solito, mientras haya señal de celular. Me puedo imaginar a Bezos y su pandilla pensando: "¿y qué va a pasar? ¿vamos a obligar a nuestros usuarios a cargarle crédito a su Kindle, o a contratar un plan?" y acto seguido, encontrar una solución: Amazon paga los gastos de conexión a la red celular, que en este caso es Sprint. Es decir, puedes estar conectado todo el día, y Amazon pagará. Nada de navegar a toda prisa, o leer a saltos los artículos.
Ya sé que, amable lector, estás pensando "¿entonces se puede navegar en cualquier página de forma gratuita?" Y la respuesta es que, obviamente, no. Sólo puedes navegar por dos sitios: Amazon (¡claro!) y Wikipedia. Y en realidad no navegas por Amazon: más bien buscas un libro desde tu Kindle, éste envía la búsqueda a Amazon, y te devuelve los libros que están disponibles en formato electrónico. ¿Quieres leer alguno de ellos? Haces clic en "Download", y en menos de dos minutos lo tienes en tu aparatejo, previo pago automático de $9.99 USD. ¿Quieres leer algunas páginas, para saber si será de tu agrado? También eso es posible, de forma gratuita. En algún video promocional plantean el siguiente problema: te subes al avión con tu flamante copia del nuevo Best-Seller, y para cuando llegas a la página 10 decides que lo odias, y terminas leyendo el panfleto publicitario de la aerolínea durante las siguientes 5 horas. Con el Kindle, puedes decidir bajar un nuevo libro, o leer alguno de los cientos de libros que almacena. O navegar la Wikipedia...

Y esta es otra gran idea: navegación gratuita de la Wikipedia. Esta por sí sola me parece a mí razón suficiente para comprar el artilugio. Para quien gusta de leer, la Wikipedia puede ser fuente de horas y horas de placer. Me pareció a la vez un proyecto justo (reconociendo el valor de la Wikipedia y seguramente haciendo un acuerdo con Jim Wales, "dueño" de dicha enciclopedia) y sabio, además de -supongo- sustentable en términos de costos para Amazon y Sprint.

La última idea sensacional es la inclusión de periódicos, revistas y blogs en la lista de publicaciones comprables desde el Kindle. En el caso de los blogs, el precio depende de su popularidad pero también de la frecuencia típica de actualización (no es lo mismo BoingBoing que Seth Godin). La suscripción es mensual y no dudo ni por un segundo que esta será una fuente adicional de ingresos para quien logre colocar su blog en la lista de superstars.

Muchas otras cosas me parecieron excelentemente pensadas en el Kindle:

  • Tamaño de fuente ajustable.
  • Los precios de los libros son generalmente más bajos que la versión impresa.
  • Diccionario integrado.
  • Duración de batería similar a la de un celular.
  • La navegación puede hacerse con una sola mano o con ambas, tanto para zurdos como diestros.
  • Tanto aparato como pantalla son blanco y negro, una muestra de este intento de "desaparición" como gadget hiper-electrónico.
  • Puedes auto-enviarte documentos de Word o PowerPoint vía mail (aunque este servicio no es gratuito, cuesta).

El lanzamiento del aparato electrónico coincide con la Tienda Kindle, el catálogo para el Kindle (que tuvo que ser negociado con cada autor y editorial) y las versiones de periódicos y revistas optimizados para el dispositivo. Es, por lo tanto, el resultado de un proceso bien pensado y llevado a cabo en muchas áreas distintas: mercadotecnia, diseño, ingeniería, desarrollo web, lobbying con autores difíciles (Seth Godin, por ejemplo, se negó a poner sus libros en el catálogo del Kindle si no eran puestos al público grauitamente).

Tiene algunos defectos inmediatos, a saber:

  • Por lo pronto sólo tiene sentido comprarlo si se vive en Estados Unidos, de lo contrario los costos de roaming harían prohibitivo su uso.
  • No es capaz de desplegar archivos con formato PDF, aunque existen convertidores de este formato al del Kindle.
  • Los precios de los libros, aunque bajos, hacen prohibitivo su uso por quien no sea CEO de un startup de Silicon Valley o productor de Hollywood.

Sin embargo, me parece que para un primer intento es un verdadero breakthrough, algo parecido a lo que hizo el iPod aún en su primera versión: hacía sentido.

El artículo de Cory Doctorow (que regularmente tiene mi simpatía en cuanto a sus opiniones) tiene los siguientes puntos principales:

  • Los libros que compres no puedes compartirlos con tus amigos a menos que les prestes tu Kindle.
  • El aparato "te espía". Supongo que se refiere a que conocerá tus hábitos de lectura y gustos en cuanto a libros e información...
  • El Kindle usa la red de Sprint, que es una porquería.
  • No puedes revender un libro que no te haya gustado o que simplemente quieras desechar.
  • Y algunas otras teorías conspiratorias...

Yo también pienso que el DRM es un intento patético por controlar lo incontrolable y abusivamente limitar los derechos del cliente; simpatizo con la idea de que, si compras un libro, deberías poder prestárselo a quien quieras sin tener que prestarle tu biblioteca entera; supongo que los términos de servicio (EULA) están pensados para dar todos los derechos a Amazon y ninguno al usuario.
Sin embargo, creo que Cory (que no es mi gran amigo pero lo quiero como tal, después de haber leído miles de sus posts) exagera: ¿qué es eso de que Sprint apesta? ¿Cómo esperarías que Amazon fuera a convencer a autores y publicadores de que sus libros no empezarían a distribuirse libre e ilegalmente si no les asegurabas que el dispositivo sería imposible de hackear? ¿Qué esperanzas de lograr por fin un arreglo masivo con la industria del libro habría de no diseñar un aparato que no permitiera extracción de su información? Quiero creer que Doctorow está consciente de que Google también mantiene registros de los accesos y búsquedas de todos los usuarios, y que muy probablemente utiliza estos datos para obtener estadísticas de preferencias, hábitos, etc. ¿Cómo creer que Amazon desperdiciaría la oportunidad de conocer aún mejor a sus clientes? Después de todo, es obvio que ya lo hace, pero no he escuchado que nadie se queje por que Amazon adivinara algún libro relacionado que pudiera ser de su interés...

En fin, creo que pasará un tiempo antes de tener un Kindle en mis manos y evaluar si realmente se compara a leer un libro, pero deseo profundamente que sea un éxito para que los precios de los libros bajen, se extienda el servicio a Latinoamérica, se flexibilicen las condiciones para leer y bajar archivos, y sobre todo se mejore todo lo que se le pueda mejorar al aparato. Como me mencionaba una amiga, quizás lo único que siempre extrañemos sea que el Kindle también emita el olor a libro...

PD. No llené de links este post por falta de tiempo; si hay interés en los comentarios, puedo agregar ligas hacia información técnica, otras críticas que he leído, artículos en revistas, convertidores, etc.

Cumpleaños

Hoy es mi cumpleaños. Cada año me esfuerzo por pensar en que este día es un día como todos los demás, sin nada especial, pero no puedo evitar irme a dormir cada 11 de julio con la ilusión de "¡mañana es mi cumpleaños!" y me duermo con una sonrisa, como niño que espera que el ratón le traiga dinero por su diente. Al final, claro que es un día como cualquier otro del año, pero para mí y para otros 20 millones de personas es uno que transcurre lentamente, en el que cada segundo de cada minuto se siente uno como animado por un calorcito especial que emana desde dentro, una sensación de pequeño nerviosismo que dura 24 horas, y miramos a los demás, incluso a los que no tienen peregrina idea de que es nuestro cumpleaños, con cara de "¿qué no me vas a felicitar?".

Bueno, al menos a mí me pasa todo esto. Desde niño, mi cumpleaños ha sido celebrado ruidosamente, y, aunque en realidad no siempre me hicieron fiestas enormes -más bien casi nunca fue el caso-, con estar con mi familia y la gente a la que más quiero, y sentir que cada uno de ellos quería que yo me sintiera especial ese día, era más que suficiente. Conforme el tiempo fue pasando y fui creciendo, me dí cuenta de que, si quería que la gente me felicitara, no podía esperar que se acordaran de la nada que era mi cumpleaños, de modo que siempre, desde una semana antes, iba avisando a toda la gente cercana a mí que ya se avecinaba mi día. Pensaba, y pienso, que lo importante es recibir cariño, aunque haya hecho falta darle una ayudadita.

Durante buena parte de mi adolescencia, mi cumpleaños significó un parteaguas en el año, y en vez de hacer propósitos de año nuevo, los hacía para este día. Casi siempre me deprimía un poco por ahí de junio y principios de julio -adolescente, después de todo- y justo una semana antes de mi cumpleaños empezaba a sentirme mejor. Ni qué decir que el resto de julio, todo agosto y a veces hasta septiembre me duraba el empujón que me daba el haber cumplido años y ver a mi gente querida.

Al final de cada 12 de julio, por la noche, la mente se me sensibiliza y hago un pequeño recuento del día; pienso siempre que mañana, 13 de julio, será otra vez un día normal pero que habré cumplido un año más, y sobre todo estaré recargado por todas las felicitaciones, abrazos y uno que otro regalo. Que por cierto, los regalos son fabulosos, no importa el tamaño o precio: un avión de papel que diga "¡Felicidades!" puede ser mucho más lindo que una camisa del más fino almacén. O una sonrisita de mi hijito Mateo, que está cerca de cumplir 2 años, y que es lo que más me emociona de todo el día. Dentro de un rato, voy a estar con él, y tan sólo pensar que se va a emocionar por soplarle a las velas y me va a dar un abrazo -seguramente no entiende bien bien por qué será el abrazo, pero es lo de menos-, hace que unas lagrimitas empiecen a asomar en mis ojos.

Pues bien, este es el primer post que publico en meses, y sí, sólo con la oculta intención de recibir cientos de comentarios de felicitación. Espero que la Coctelera no se haya olvidado por completo de mí, juro solemnemente que he seguido leyendo a todos los de siempre, y que si no he posteado ha sido porque no he encontrado el tiempo.

Así que bueno, ¡hoy es mi cumpleaños!

El carro que no tendrás

(Nota: este artículo no es mío, es una traducción de "The car you won't own " de Scott Adams, el que hace a Dilbert . Descubrí su blog hace unos meses y desde entonces me parece incluso mejor que la tira cómica. Decidí traducir este artículo simplemente porque me hizo reír y quise averiguar cómo se vería en español.)

Un grupo llamado Fundación X planea premiar con $10 millones de dólares a quien logre diseñar un auto comercialmente viable que pueda dar 100 millas por galón (unos 45 km/litro).

http://www.nytimes.com/2007/04/02/business/02xprize.html

No sé exactamente qué significa "comercialmente viable" en este contexto. No he leído las reglas. Pero algo me dice que el carro ganador pesará tres kilos y le cabrá sólo un enano anoréxico. Si pones una uva en la cajuela, las llantas delanteras se levantarán del suelo. Y tengo el presentimiento de que habrá agujeros para las piernas en el piso del carro para que puedas levantar todo el chasís hasta tu entrepierna y correr.
No me malinterpreten. Espero que el concurso sea un gran éxito, y que el carro que gane sea del tamaño de una Suburban y todavía dé los 100 mpg. Pero eso no ocurrirá. Los participantes torcerán las reglas. Predigo que el auto ganador será eventualmente destruido tras una colisión de frente con un abeja de panal. La abeja sufrirá una torcedura.

Cada vez que veo un carro híbrido en la calle experimento una extraña mezcla de amor y odio. Amo el concepto y lo que hace por el medio ambiente. Odio que el fabricante está castigando a sus clientes bienintencionados al hacerles manejar un auto que grita al mundo "¡NUNCA HE TENIDO SEXO Y NUNCA LO TENDRÉ!".

Me doy cuenta de que la forma de los coches híbridos está basada en eficiencia aerodinámica. Pero tengo que preguntarme a mí mismo ¿qué porcentaje del rendimiento mejorado de gasolina es gracias directamente al hecho de que el auto tenga la forma de un pene de ballena? ¿No sería más lógico diseñar el auto para ser un 2% menos eficiente, 100% más atractivo, y por lo tanto vender 300% más? ¿Será que los fabricantes al menos lo intentan?


No sé si los economistas han alguna vez calculado los ahorros extras de gasolina por autos híbridos que hacen imposible que sus dueños procreen, pero los ahorros deben ser enormes. No es necesario que los dueños de carros híbridos manejen en sus citas, o llevar a los niños al juego de fútbol. Si manejas un híbrido, amigo mío, tus genes están ondeando la bandera blanca.

Sí, sí, sé que Leonardo DiCaprio tiene un híbrido, y que duerme con supermodelos. Pero les garantizo que lo obligan a usar condones. Probablemente dos o tres a la vez. Y todavía quisiera ver a un paparazzi tomar una foto de Leonardo Y una supermodelo saliendo en una cita en un Prius. Si una supermodelo es fotografiada en un Prius, su siguiente trabajo es apuntar a alfombras en el catálogo de JC Penney.

Normalmente no creo en teorías de conspiración. Pero creo que es obvio que si las compañías petroleras quisieran que los fabricantes de autos hicieran coches eficientes en combustible y que también lucieran bien, ya habría ocurrido. Si el concurso de la Fundación X termina diseñando un carro que da 100 mpg, el fabricante que compre la patente producirá un auto que parecerá un hígado canceroso. Y le pondrán un nombre parecido a Toyota Nonads.

Dios, espero estar equivocándome acerca de esto.

Asombrosa influencia de Rebelde

(Poniéndome al corriente con cientos de páginas que guardé para después bloguear al respecto)

Hace un par de meses Google publicó la lista de los 10 términos más buscados durante todo el año en su sitio, incluyendo todos los subdominios que hay de Google. Tal y como dice en su página, la lista de términos más buscados habla del "spirit of the times", pero para nosotros los mexicanos hay una perla escondida en la lista:

Google.com - Top Searches in 2006
1. bebo

2. myspace

3. world cup

4. metacafe

5. radioblog

6. wikipedia

7. video

8. rebelde

9. mininova

10. wiki

Que en la lista esté en los primeros lugares "myspace" no me sorprende nada; que "world cup" sea el tercer lugar es más que entendible. Me da gusto que "wikipedia" sea el sexto lugar, y supongo que las palabras "video" y "wiki" tuvieron un repunte durante el 2006
Pero... ¿qué veo? ¡"rebelde" es la octava palabra más buscada en todo Google durante 2006! Repitámoslo una vez más: "Rebelde" fue, durante el 2006, más buscada que la palabra "Bush", "Fox", "elecciones", "América", "Sexo", "sex", etc, etc, etc...

Para mí es un shock. Primero, hay que observar que es la única palabra en español, o un idioma distinto al inglés, para acabar pronto. Esto me dice que "rebelde" fue la palabra más buscada en toda Latinoamérica + España + otros países donde hablen castellano.
También me dice, malpensado yo como siempre, que todo esto apunta a la telenovela "Rebelde" que este año se transmitió en México y en buena parte de América Latina. Es decir, creo que tuvo un éxito más que moderado. Yo, la verdad, es que no tenía ni idea: por las calles he visto alguna vez a niñas vestidas con el "look rebelde", pero no tanto como para imaginar que la gente en realidad busque información sobre ellos en internet. Digo, las niñas están guapas, supongo que los niños también, pero no es para enloquecer a nadie, al menos no a mí. Se me ocurren 400 nombres de mujeres que me parecen más atractivas que ellas, incluyendo a alguna vecina y quizás a un par de colegas en la oficina.
Y sí, ya lo revisé en Google, y los resultados para la búsqueda de "rebelde" apuntan a la página oficial, a información sobre el grupo en Wikipedia, a videos en YouTube, etc, etc. De modo que no hay ningún nuevo best-seller que se llame por casualidad Rebelde Sin Causa o algún actor que se haga llamar El Rebelde de la Carretera que haya ocasionado el repunte de las búsquedas por el nombre de una telenovela producida en México pero comprada y copiada de una que tuvo origen en Argentina. Supongo que Televisa realmente tiene el toque de Midas.

Qué felicidad más miserable.

Y por cierto, la info salió de "2006 Year-End Google Zeitgeist "

Una propuesta para dar propina

Me molesta tener que dar propinas. Y la palabra "tener" está cuidadosamente pensada en la frase: en este país, es casi obligatorio dar propinas, sobre todo en los restaurantes. Y lo peor es que dicen las Buenas Costumbres que el porcentaje mínimo aceptado es el 10% de la cuenta, y en lugares elegantes, hasta el 15%. De hecho, en algunos de esos lugares la propina es aplicada directamente en la cuenta, sin preguntar.

Yo, a la manera de Perros de Reserva, no es que I don't believe in tipping, pero sí me parece que suele ser un abuso: la típica mesera es una señora amargada por tener un trabajo que odia, y que conforme el día avanza va tratando peor y peor a los comensales. ¡Que Dios te coja confesado si vas a un restaurante de medio calibre alrededor de las 8:00 de la noche! He visto que muchos clientes prefieren adular a la señorita / señorito con tal de no recibir la Ira de quien debiera estar realizando su trabajo con gusto, o al menos eficientemente.

De modo que se me ha ocurrido un esquema para dar propinas, que pongo a consideración del amable público lector de este blog (¡hola, sí, ustedes dos!). La idea es sencilla y potencialmente satisfactoria, al menos para un servidor:

  • El máximo porcentaje de propina es el 10%
  • Este 10% se asignará sólo cuando el servicio haya sido excelente.
  • Cuando haya sido menos que excelente, se deberá dar una calificación del 4 al 10 al mesero(a), como si se tratara de una calificación escolar (menos de 4 es ya una burla)
  • En casos de un servicio realmente execrable, se calificará con un 0 (cero)
  • El porcentaje de propina es precisamente la calificación asignada.
  • Cuando la comida es mala, la calificación final se promedia con la del servicio: yo sé que no es culpa de los meseros la mala calidad del cheff, pero ¿de qué otro modo haces llegar tu queja? Creo que las libretas de sugerencias sólo se usan para burlarse de la ortografía de los clientes...

En realidad es una idea muy simple, pero ya la he aplicado muchas veces (haciendo pruebas de campo) y es muy satisfactorio poder retribuir secretamente a quien te dió el servicio mediante una calificación que tú mismo asignas. Lo he aplicado incluso como sustituto de una confrontación o discusión directa, y ha funcionado a la perfección. Claro que el mesero(a) no tiene idea de por qué le estás dando 7.5% de propina, pero eso no te importa en realidad, lo que tú estás haciendo es darle lo que consideras justo, y de paso le das una pista sobre la calidad del servicio. ¡En una de esas, hasta le estarás enseñando un poco de matemáticas!

Y además, es muy divertido hacer el ejercicio de, llegado el momento de dar la propina, hacer un cálculo rápido ("veamos: $150 por .06... mñmñ...Seis por 10, seis por 5..."), y anunciar alegremente "agréguele 9 pesos de propina, por favor", ante la mirada atónita de quien se encarga de cobrar, que no tiene la menor idea de dónde salió el numerito. Claro que este es el mejor escenario, porque cuando la propina se deja en la mesa, lo más común es que la mesera(o) crea que sólo eso tenías de cambio...

Así que ya sabéis (conjugación pensada por si me ligan desde Microsiervos :-), ¡a dar propinas justas, y de paso practicar un poco de anger management!

¡Quiero que Cali Rezo haga mi retrato!

Encontré esta página vía Boing Boing, es el sitio de un ¿pintor? ¿diseñador? ¿ilustrador? que hace principalmente retratos, basándose en fotografías casi siempre, pero siempre utilizando medios digitales y sin calcar las fotos ni nada parecido. Los resultados son extraordinarios, para muestra un puñado de botones:

http://www.calirezo.com/site/images/03-PORTFOLIO/01-peintPERSO/objets/026_Mina.jpg
http://www.calirezo.com/site/images/03-PORTFOLIO/01-peintPERSO/objets/004_Max.jpg
http://www.calirezo.com/site/images/03-PORTFOLIO/01-peintPERSO/myriam/genie.jpg
http://www.calirezo.com/site/images/03-PORTFOLIO/01-peintPERSO/myriam/proue.jpg

Es impresionante que Cali (http://www.calirezo.com/ ) nunca utiliza pluma, papel o algún medio tradicional para el dibujo, sólo usa el mouse, supongo que alguna tableta digitalizadora, paciencia, y su talento inmenso.

Pero ahora que lo pienso, mejor que no haga mi retrato, yo estoy demasiado feo. Que se lo haga a Mateo , el bonito de la familia.